lunes, 31 de diciembre de 2012

David contra Goliat


Por Raúl Ortiz – Mory
Proyectado y nominado en el Festival de Sundance, Crude (2009) es el documental de Joe Berlinger que puede apreciarse como un referente de las producciones que exponen la clásica pugna entre el débil y el fuerte. En este caso, se trata de 30 mil nativos ecuatorianos que demandaron a la petrolera Chevron, antes Texaco, por la contaminación de 3 mil kilómetros cuadrados que comprenden ríos, lagunas y bosques, entre los años 1972 y 1990. Hasta ahora el litigio sigue en curso con idas y vueltas legales que han tenido eco en las voces de músicos como Sting y la intervención del presidente Rafael Correa.


A diferencia de otros trabajos del mismo corte, Berlinger recurre a un personaje como emblema de la lucha entre las partes encumbrando al abogado y ambientalista Pablo Fajardo como el “héroe” de su proyecto. La denominación tampoco es gratuita ya que Fajardo fue distinguido por la cadena americana de televisión CNN con el Hero's Award en el 2007 y al año siguiente recibió el Premio Goldman. A partir de este hombre, el cineasta edifica un relato que mide fuerzas desproporcionadas en un escenario de conglomerados transnacionales y demandas millonarias.

A razón de lo expuesto, el ritmo del documental es tenso. Propone un ambiente que fácilmente podría trasladarse a la ficción. Disputas en tribunales, estereotipos de abogados de todo pelaje y nudos argumentativos rígidos, demuestran que más allá de una defensa cerrada sobre un tema ecológico Berlinger tiene oficio de buen narrador con un acertado manejo de los tiempos; más allá de que Crude sea un producto con cierta espectacularidad gracias al alto presupuesto que tiene. Un minucioso trabajo de investigación y de logística sustenta esta afirmación.

Un aspecto conexo al punto central del filme – la denuncia de los indígenas – es que Berlinger expone el tema del manejo de los medios como rebotadores de noticias del tercer mundo. No lo hace de forma exótica ni como algo que deba llamar la atención por la condición de desventaja de los afectados, sino que ve a los medios como una vitrina aliada que de verdad se interesa por la problemática. Su exposición del enfoque de Vanity Fair sobre el tema es analizada al detalle y seguida de cerca cuando un abogado americano presenta el caso a la revista neoyorquina.

El estilo de Berlinger es contundente, trepidante y a ratos cercano al género policial. Sabe llegar al fondo de los temas por medio de la muestra de situaciones, como por ejemplo: cuando las transnacionales proceden con torpeza al cambiar de estrategia legal cada cierto tiempo con la intención de no cargar con toda la responsabilidad, dejando a merced del espectador un retrato ridículo y de escasa sensibilidad respecto a sus acciones. RECOMENDABLE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada